domingo, julio 09, 2006

Vender a través del miedo, ¿es válido?

Para mantener al día de lo que sucede en el mundo de la informática y la seguridad, estoy suscripto a varias decenas de listas de correo, incluyendo empresas, sitios de internet y medios independientes.

Entre los cientos de mensajes semanales que recibo de esas fuentes, podemos incluir varias ofertas de productos provenientes de empresas de seguridad, lo cual es válido, porque acepté recibirlas. Que una compañía privada, que vive de sus ingresos, quiera venderme algo, es algo lógico; el problema es el mensaje que me quiera transmitir.

Una de estas empresas, con casa matriz en Europa, me ha enviado 12 ofertas de servicios y aplicaciones desde el 18 de Mayo, con títulos como:
  • "Su empresa está siendo espiada,¿Es usted consciente de ello?"
  • "¿Está seguro que su PC está libre de Spyware?"
  • "¿Vas a permitir que te estafen por Internet?"
  • "Campaña de concienciación: Cyber-Crimen. ¿Está su empresa en el punto de mira?"
  • "Alguien vigila tus pasos en Internet"

Con sólo leer esos títulos, mi costado paranoico sale a flote, y me dan ganas de apagar la PC e irme a vivir al campo. ¿Cómo que me están espiando? ¿Estoy seguro? ¿Me vigilan en Internet?

Mirando uno a uno los mensajes, es claro que no es una campaña publicitaria aislada, sino que es una estrategia de marketing de la empresa, llamar la atención de los destinatarios a través de mensajes que despierten duda y miedo.

Esta empresa está jugando con el desconocimiento de mucha gente, aprovechandose de ello para lograr mayor atención, y luego venderle sus productos. Un enfoque válido de ventas, pero una falta de tacto total hacia las personas.

Las compañías de seguridad informática, además de ganar dinero, deben proteger a sus usuarios, y para lograr una real protección, es necesario también educarlos. Las campañas antes descriptas no educan, asustan; buscan aprovechar la ignorancia en lugar de mejorar el nivel de conocimiento de los usuarios.

No sé uds., pero solamente viendo este tipo de inescrupulosas campañas, yo jamás compraría un producto de esa compañía.